La historia de Julianna

To read in English, click here.

“Recuerdo salir corriendo de la habitación, asustada y confundida, él actuó como si nada hubiera pasado."

El padrastro de Julianna Araujo solía cuidarla después de la escuela hasta que su madre llegaba del trabajo. Fue en una de estas tardes, cuando Julianna tenía solo ocho años, que se expuso ante ella por primera vez. Durante los siguientes seis años, el abuso se intensificó y el hogar se convirtió en un entorno inseguro.

“Si bien la mayoría de las personas visualizaban su casa como un lugar seguro, yo veía la mía como una cárcel. Me sentía prisionera en mi propia casa."

Los perpetradores de abuso sexual infantil suelen ser personas que la víctima conoce, lo que puede dificultar que los niños reconozcan estas acciones como abuso o denuncien lo que está sucediendo. Julianna mantuvo el abuso en secreto durante varios años, por temor a molestar a su madre, que estaba tan feliz de haberse casado con su nuevo esposo.

 

Julianna hizo varios intentos de huir de casa. Cuando finalmente le dijo a su madre la razón detrás de sus miedos e infelicidad, se encontró con incredulidad. "Ella me sentó de sol en sol y siguió preguntándome una y otra vez," ¿estás segura? "" Poco después, la madre de Julianna la envió a vivir con su padre separado. "Se había dado por vencida conmigo", recuerda Julianna. "¿Podría una madre hacer eso?"

La madre de Julianna permaneció casada con su padrastro, y años después tuvieron una hija juntos. Cuando la hermana de Juliana cumplió 9 años, comenzó a temer por la seguridad de su hermana. Fue entonces, casi una década después, que Julianna decidió denunciar el abuso a las fuerzas del orden con la esperanza de proteger a su hermana y lograr justicia por los crímenes cometidos contra ella cuando era niña. "También tengo hijos," dijo Julianna. “Necesitaba proteger a mi hermana, y eso era parte de eso. Pero mis propios hijos también se estaban haciendo mayores. Fue una prueba de realidad para mí como madre. Espero que mi hijo venga a mí y me diga lo que está pasando."

No fue un proceso fácil, las investigaciones y los procedimientos judiciales duraron dos años, y la experiencia empeoró una relación que ya tenue con su madre. “Hubo varias veces que quise rendirme. Mi abogado me dijo que los delitos sexuales son los más difíciles de condenar, y hoy en día la gente quiere ver el ADN." Después de múltiples acuerdos de juicio y declaración de culpabilidad, se logró algo de justicia. El padrastro de Julianna finalmente fue condenado y se le pidió que se registrara como delincuente sexual. “Ver su rostro en la lista de registro de delincuentes sexuales fue prueba de una victoria. Hice mi trabajo asegurándose de que otras personas estén protegidas de la mejor manera que pude."

Hoy, Julianna se dedica a crear un ambiente hogareño seguro para sus propios hijos. “Intento estar presente en cada momento de la vida de mis hijos. Cuando escucho a mis hijos decir que quieren irse a casa, me trae la sonrisa más grande porque se sienten seguros allí.” Le encanta pasar tiempo con su familia y, a menudo, organiza salidas grupales con sus hijos y hermanos. También se da cuenta de que la recuperación no es un proceso de un solo paso. “Lo más importante que tuve que darme cuenta es que cada día es un proceso de curación. Cada vez que pienso que ya lo superé, algo sucede y reabre esa herida. Es importante ser consciente de estos sentimientos en lugar de apartarlos."

Julianna continúa compartiendo su historia e inspirando esperanza a través de oportunidades con la Oficina de Oradores de RAINN. “Ha sido una gran parte de mi proceso de curación y quiero transmitir la esperanza que me tomó tanto tiempo recuperar.”

Es difícil saber qué hacer, qué sentir y cuáles son sus opciones después de un abuso sexual.

Seguir Leyendo

Gratis. Confidencial. Segura.

Obtenga Ayuda

La Línea de Ayuda Nacional de Asalto Sexual siempre será gratuita — con su ayuda. Haga su donación ahora mismo.

Done Ahora